Ahora es muy fácil encontrar cualquier variedad de fruta y de verdura en todas las épocas del año, pero consumir sólo productos de temporada tiene sus ventajas. Y más aún si son locales. Para empezar, tiene beneficios económicos, ya que no hay grandes gastos de transporte que repercutan en el precio final. También se potencia a los productores de proximidad, contribuyendo a reforzar el tejido económico local. Además, las frutas y verduras de temporada y locales pueden completar su proceso de maduración mejor que las importadas, logrando así más valor nutricional.